HUI, 15, MAR. 20:00h. Inauguració “Multifocal y Aglutinante” de Dixon Calvetti (Venezuela)

Sovint, els assumptes de la fe i els preceptes de la raó apareixen enfrontats com si foren incompatibles. No obstant açò, aquesta presumpció antagònica té excepcions reveladores com succeeix, per exemple, amb aqueixa magnifica fusió d’intel·lecte i fervor religiós que va conduir a Sant Tomás d’Aquino a donar proves de l’existència de Déu seguint els principis de la lògica. Diversos segles més vesprades, el potencial cognitiu dels sabers creuats – no restringits al model disciplinar – ha obert un “dubte raonable” en el vast espai del coneixement humà, oferint l’oportunitat de reconciliar al subjecte amb les seues deïtats i reafirmar la seua condició espiritual.
Dixon Calvetti, artista que ha centrat el seu treball creatiu en l’exploració de l’univers sagrat, proposa un diàleg entre la ritualitat popular i el camp de l’art, àmbits als quals s’adscriu simultàniament com oficiant i devot. En aquesta, la seua primera mostra individual, es creuen la deessa María Lionza, el sant Lli Barres, el pintor Armant Reverón i tota una legió d’artistes, crítics i curadors, a els qui dóna les “gràcies pels favors rebuts”, amb una reverència no eximeix d’ironia. Les instal·lacions i videos que conformen l’exposició remeten als cultes sincrètics veneçolans en els quals es fonen elements africans, europeus i amerindis, sensiblement matisats per la inventiva criolla.

Si bé és cert que – com sosté Pierre Bourdieu – la cohesió del camp de l’art se sustenta en la creença en el valor de l’obra, *Calvetti estableix clarament el marc ritual que ho fa possible. A partir d’allí es desplega un joc de relacions simbòliques que va de la imatgeria *sacra a la iconografia profana. Vés-les, caixes de “chimó”, globus i fins a la pròpia roba de l’artista, es disposen i jerarquitzen acuradament com es fa en els altars. Així, l’espai de l’obra s’equipara a un lloc cerimonial, on la presència de l’espectador iniciat adquireix una connotació similar a la del feligrès quan es prostra davant els emblemes de la seua fe. Gens sacríleg o irreverent hi ha en aquesta operació, el sentit de la qual prové en realitat d’una vocació ecuménica, que entén el sagrat com una categoria multifocal i aglutinant.

Félix Suazo

__________________________________________

A menudo, los asuntos de la fe y los preceptos de la razón aparecen enfrentados como si fueran incompatibles. Sin embargo, esta presunción antagónica tiene excepciones reveladoras como sucede, por ejemplo, con esa magnifica fusión de intelecto y fervor religioso que condujo a Santo Tomás de Aquino a dar pruebas de la existencia de Dios siguiendo los principios de la lógica. Varios siglos más tardes, el potencial cognitivo de los saberes cruzados – no restringidos al modelo disciplinar – ha abierto una “duda razonable” en el vasto espacio del conocimiento humano, ofreciendo la oportunidad de reconciliar al sujeto con sus deidades y reafirmar su condición espiritual.

Dixon Calvetti, artista que ha centrado su trabajo creativo en la exploración del universo sagrado, propone un diálogo entre la ritualidad popular y el campo del arte, ámbitos a los que se adscribe simultáneamente como oficiante y devoto. En esta, su primera muestra individual, se cruzan la diosa María Lionza, el santo Lino Valles, el pintor Armando Reverón y toda una legión de artistas, críticos y curadores, a quienes da las “gracias por los favores recibidos”, con una reverencia no exenta de ironía. Las instalaciones y videos que conforman la exposición remiten a los cultos sincréticos venezolanos en los que se funden elementos africanos, europeos y amerindios, sensiblemente matizados por la inventiva criolla.

Si bien es cierto que – como sostiene Pierre Bourdieu – la cohesión del campo del arte se sustenta en la creencia en el valor de la obra, Calvetti establece claramente el marco ritual que lo hace posible. A partir de allí se despliega un juego de relaciones simbólicas que va de la imaginería sacra a la iconografía profana. Velas, cajas de chimó, globos y hasta la propia ropa del artista, se disponen y jerarquizan cuidadosamente como se hace en los altares. Así, el espacio de la obra se equipara a un sitio ceremonial, donde la presencia del espectador iniciado adquiere una connotación similar a la del feligrés cuando se postra ante los emblemas de su fe. Nada sacrílego o irreverente hay en esta operación, cuyo sentido proviene en realidad de una vocación ecuménica, que entiende lo sagrado como una categoría multifocal y aglutinante.

Félix Suazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: